El desempleo al primer semestre de 2018 se mantuvo por debajo del 5%, pero por el contrario, aumento el empleo informal, entre los que destacan, el empleo no pleno que según el INEC, responde a aquellas personas que durante la semana de referencia, perciben ingresos inferiores al salario mínimo y no tienen el deseo de trabajar horas adicionales. A ellos se deben agregar otras categorías como el subempleo y empleo no remunerado, mismo que en conjunto evidencian que más del 56% de los ecuatorianos no tienen un trabajo adecuado.