Al primer semestre de 2018, la tasa de pobreza por ingresos reveló que el 24,5% de la población vive con menos de USD 56,64 mensuales, es decir, con USD 1,88 diarios. Respecto a la misma fecha del año previo, las personas bajo la condición de pobreza extrema también empeoraron, al reportarse una tasa de 9%. La caída en el nivel de empleo pleno y el aumento de la informalidad son algunos de los factores que explican este deterioro.